Crónicas de la esclavitud: Soldados búfalo, Pt. 4- 7 de junio de 2019

Todo el día de ayer, en momentos raros desde que me desperté escuché la palabra: Bisonte. Bisonte. Bisonte.

Aparecía y se iba, veía los animales, pero no podía saber lo que significaba.  

Anoche, el Señor Jesús compartió una serie de profecías tituladas “Crónicas de la esclavitud” y me dio un mensaje para los Indios Americanos de los Estados Unidos. Primero la visión, luego el mensaje.

En la noche del 6 de junio de 2019 vi algo extraño, muchas visiones ocurriendo a la misma vez. Debió haber sido algo confuso, pero no lo fue- cada visión estaba en su propia capa ocurriendo encima de la próxima, como si fueran distintas películas mostrándose al mismo tiempo. Entendí que todas las visiones están relacionadas por un mismo tema: Juicio sobre la nación de América por sus crímenes, pasados y presentes.

En una de las capas vi una gran ‘estepa’. Conozco esta palabra de mi clase de historia, pero estaba sorprendida de verla en la visión: se refiere a una planicie, ancha, grande y espaciosa con grama. La palabra es de tiempos antiguos y ya las personas no la usan. La gente simplemente dice un terreno de campo. Sin embargo, en el tiempo pasado, a los Estados Unidos de América se le conocía como una tierra de estepas a lo largo del medio oeste, tierra arable y vasta, perfecta para el ganado. Sin embargo, lo que estaba viendo era de un tiempo previo a que llegaran los colonos, antes de que los europeos hubiesen ni tan siquiera escuchado de América. Vi a los EUA antes de su nuevo nombre.  

Una manada de bisontes (enormes, un tipo de animal como el búfalo negruzco) estaba corriendo a través de la estepa, un movimiento que tronaba a través del suelo plano. Detrás de ellos un hombre corría desnudo, excepto por su cabello largo negro que volaba y un pequeño paño de cuero alrededor de su cintura. Llevaba una lanza larga, grande y afilada en la punta y él era rápido. No entiendo cómo este hombre podía correr así, su rapidez era casi como la del bisonte- la manada corría veloz pero él también, persiguiendo al último de ellos. En el momento preciso él soltó su lanza con fuerza, atravesó el cuello de un bisonte de tamaño mediano y cayó. El resto de la manada corrió sin percatarse de ello, pero el hombre levantó sus manos, echó su cabeza hacia atrás e hizo un sonido extraño desde el fondo de sus pulmones. Celebración.

Escuché el grito repetirse como un eco de muchos pulmones cercanos y observé cómo el sonriente hombre fue rodeado rápidamente por otros hombres dándole espaldarazos y dando el mismo grito. Ah. La prueba de la virilidad. Este hombre estaba persiguiendo a un búfalo para matarlo, para que le permitieran casarse. Ahora que lo había logrado era un hombre completo, capaz de casarse, capaz de proveer, capaz de ser un útil miembro varón de la tribu. Todos lo felicitaron mientras a sólo unos pies el búfalo estaba muriendo y la visión se desvaneció.

“USTEDES SON MI PUEBLO Y YO LOS CONOZCO MUY BIEN. Estuve con ustedes desde el tiempo de las estrellas y sé sus nombres íntimamente. Cada uno está grabado en Mi correa de cazar y Yo daré una recompensa por sus almas. Ustedes fueron desanimados, moribundos y pobres , imagínenme siendo un testigo silencioso y brutal a todo su dolor. Mas Yo les digo ahora, YO VOY A DAR una recompensa por sus vidas y a redimirlos. LOS SACARÉ fuera de las cabañas a las que los han llevado y a hablarles palabras amables y a traerlos de regreso a Mi herencia que les he prometido en el canon de Mi palabra. Yo soy YHWH, Su Padre, al que ustedes llaman Gran Espíritu y en los días por venir los sueños y las visiones se multiplicarán grandemente en sus comunidades. Sus hombres jóvenes verán visiones, sus ancianos soñarán sueños. Entonces se recordarán a ustedes mismos, y yo los recogeré de todos los lugares en donde los dispersé y les permití olvidarse de ustedes mismos por su infidelidad hacia Mí, cuando me rechazaron y se inclinaron a ídolos en la naturaleza- el árbol, el búho y el pez. Levantaron estatuas para adorar que no eran Yo, por lo tanto, los juzgué y permití que sus enemigos los dominaran y los golpearan en las montañas. Mas ahora digo… Vida por vida, ojo po rojo. Ya vengo. Traeré justicia y recompensaré la sangre que han perdido. Les honraré en el día en que declare que ustedes son Mi herencia y les daré paz y un remedio para sus heridas. Descansen, el Sanador viene. Voy a hacer que las cosas sean correctas”.

Profecía: Por esta palabra estoy anunciando que el SEÑOR Jesucristo se dará a conocer a las tribus dispersas y encerradas de Indios Estadounidenses. Por un sueño, una visión nocturna y visiones en el día, Él se les aparecerá y los hará entender por SU PODER, que Él es su Dios. Él los perdonará por cada imagen que han adorado y los adornará con recnocimiento y respeto como una “herencia especial”, que Él dijo deberá ser revelada en la profecía Bíblica de los tiempos del fin. Él los llamará por los nombres individuales que les ha dado. Yo no sé todos sus nombres, pero escucho uno de los ‘Shawnee’, uno de los ‘Pawnee’, uno de los ‘Blackfoot’, y uno de los ‘Crowfeather o Crow’.

Veo a hombres de todas las edades y razas vistiendo la ropa completa de los Indios Estadounidenses, desde los que llevan el atuendo de guerreros normales hasta los que llevan el penacho de jefe- parados juntos en sus ropas tradicionales siendo reconocidos por el gobierno estadounidense. Tienen tonalidades distintas, porque su raza ha sido grandemente entremezclada con otras razas del pasado, algunos a la fuerza. Algunos son pura sangre, muchos no lo son. Algunos son bien oscuros con rostros africanos mientras otros son fácilmente confundibles por blancos. Veo a personas aplaudiendo, a personas llorando, algunos de estos hombres a quienes se está honrando están sonriendo, pero la mayoría de ellos no lo está. Tienen caras serias porque están recordando y muchos de ellos no están felices de que se esté haciendo esto. En sus corazones veo las palabras: “Esto no es suficiente.” Dios les hablará a estos hombres y aliviará su dolor en el tiempo que vendrá. Él les revelará su propósito para con las tribus y estos hombres se reunirán y liderarán a los suyos a través de la Gran Tribulación con una luz muy brillante, muy brillante luz de la Cristiandad en sus corazones. Veo a las tribus caminando y la luz que sale de ellos es intensamente brillante: estas son personas que CREERAN. Estas personas tienen una revelación de la verdadera naturaleza de Dios; ellos saben que Él es todo.

Veo a los Indios Estadounidenses trazando su camino a través de la tierra. Ellos vinieron de otro lugar y terminaron en este lugar llamado América. De alguna manera el agua se abrió para ellos, y ellos llegaron a la tierra América y descansaron aquí. Ellos pensaron que nunca nadie los encontraría, pero Colón lo hizo. Hermanos y hermanas no estoy segura de cómo sé esta información, pero esta es la verdad- Veo la información escrita en un pedazo de papel que ahora está (tal vez) perdido. El agua se abrió para estas personas y ellos vinieron aquí a vivir pensando: “Estamos a salvo, nunca nos encontrarán aquí. Adoraremos a Dios.” Pero por estar solos por tanto tiempo, ellos olvidaron quiénes eran, ellos olvidaron quién era Él y comenzaron a hacer todo tipo de monstruosidades que no debieron haber hecho. Incluyendo sacrificios humanos. Ellos sacrificaron a ídolos, y adoraron a tótems como dioses. Dios estaba molesto, Él los dejó al descubierto, ser atacados, desnudados y expuestos. Pero ahora Él va a pagarles a sus atacantes, vida por vida, eso es todo lo que se me ha revelado.

Señor, esta es tu palabra. En el nombre de Jesús la he entregado, Amén.

-Celestial

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s