Las desolaciones están determinadas, Pt. 1- 5 de junio de 2019

Las desolaciones están determinadas: 5 de junio de 2019 (7:28 am)

El Señor me habló diciendo:

“De ahora en adelante las desolaciones están determinadas en contra de la Tierra. Multiplicidad de desolaciones rompiendo como olas en contra de la costa llamada “tierra”. Cada una dará lugar a otra nueva; será como ver un ‘crescendo’ que no tiene tiempo de disminuir antes de que uno nuevo comience- como las olas de un mar altamente agitado. Cada una traerá otra; no habrá más pausa en medio. Viene angustia a las naciones. Las personas están ignorando mis advertencias; no han hecho caso a Mis mensajeros o dado ninguna consideración a cómo están viviendo ante Mí. Por lo tanto, debo decir esto- La espada del Señor. La espada del Señor y de la Justicia. ¡Examina, examina! ¡Sepáralos y átalos en montones! ¡Examina toda la longitud y el aliento de las naciones!”.

Aquí está la escritura para este evento:

“Separa los montones delante del rostro del Señor. Los justos vienen a casa. Vienen a casa, a la gloria. Han estado viniendo en cantidades pequeñas, ahora comenzaré a tomarlos por montones. Los funerales serán la orden del día según recojo a mis fieles para mí. No hay más uso para ellos aquí.  Sepáralos y átalos; los injustos. Prepara el montón de la vida del justo y tráemelos a casa”. Cuando terminó de hablar, vi al ángel del Señor poner la hoz y recoger de sobre los continentes mayores y las personas caían: en cenas, fiestas, en el rincón de desayunos familiares y en sus trabajos. Eran todas las edades. El llanto fue grande (lo siento hermanos y hermanas). El lamento fue enorme según el ángel reunía las gavillas que cayeron y ponía una banda plata brillante alrededor de ellas para que no se cayeran y lo colocó a los pies del Señor. 

“Separa los montones delante del Señor. Sepáralos y átalos; los impíos van a casa. Van a su casa, a la perdición, a la destrucción. Se les han dado todas las oportunidades, más que las que se le dieron a mi propio pueblo, porque yo sabía sobre su fin si me los llevaba demasiado temprano. Preparen el camino para Jesús, anuncien la porción del impío: Isaías 26:10-11”.

‘Se mostrará PIEDAD al malvado, y no aprenderá justicia;

en tierra de rectitud HARÁ INIQUIDAD,

y no mirará a la majestad de Jehová.

Jehová, tu mano está alzada, pero ellos no ven;

verán al fin, y se avergonzarán los que envidian a tu pueblo;

y a tus enemigos fuego los consumirá’.

Otra vez el Señor me habló: “Los impíos irán a su casa, a fuego eterno. Ellos despreciaron mi Palabra, ellos han cubierto su pecado. Ellos no tendrán parte en mi gloria. Preparen los montones”.

Vi al ángel del Señor poner nuevamente la cuchilla; esta cuchilla estaba enmohecida y bota. Lucía como si hubiese estado en agua por algún tiempo. Vi cómo morían los impíos, no fue una muerte fácil: vi accidentes de auto, violencia y todas las maneras en las que murieron repentinamente. En algunos casos nadie lloró por ellos, pero en muchos de los casos fue igual que en el caso de los justos- muchas familias lamentaron y lloraron. El montón que se recogió lucía miserable, débil y arruinado, con marcas azules y negras, cojo como cuando el trigo no crece a capacidad. Se les recogió y se les colocó una banda opaca de bronce; esos montones fueron también colocados a los pies del Señor. Entonces el ángel cesó de recoger.

Entonces escuché una voz del cielo que me decía: Escribe: ‘Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante, mueren en el Señor’. ‘Sí’, dice el Espíritu, ‘descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”.

Entonces miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube Uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.  Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura.

 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada”.  (Apocalipsis 14:14-16)

El Señor también habló diciendo: “Hijo de hombre, escucha mi voz. Te dejo saber un misterio. Según han sido determinadas las desolaciones, el tiempo de mi profeta Daniel está cerca, y el misterio se ha abierto. La semana 70, está por llegar”.

Esta es la escritura hermanos y hermanas: “Y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”. – (Daniel 9:26 (b)- 9:27).

Por lo tanto, declaro públicamente- La semana 70 y final del profeta Daniel está por llegar. Esta es la palabra del Señor Jesucristo. Amén.

-Celestial

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s