Crónicas de la esclavitud: Una copa de ira, Pt. 3- 7 de junio de 2019

Así que… yo tengo mi propio interés en la profecía Bíblica. Busco temas en lo que Dios está diciendo en un momento específico. He notado que la profecía es como un viento- cuando sopla mueve todo el grano en la misma dirección. ¡Eso es bueno porque luego de que notas semejanza en los temas, puedes gastarte tratando de armar todas las piezas del rompecabezas!  

También he visto temas en reacciones a la profecía. Una reacción común al escuchar profecías de juicios es: “¡Vamos a orar para que esto no ocurra! Si oramos entonces Dios- cuya naturaleza es la misericordia, la fidelidad y el amor a mil generaciones de aquellos que lo aman- escuchará y alejará el juicio”. ¡Y eso es cierto! Él es el que dijo que si Su pueblo que es llamado por Su nombre se humillare, orare y se volviere de sus malos caminos y le llamare- Él lo escucharía desde el Cielo y sanaría su tierra (2 Crónicas 7:14).

Sin embargo, estoy aprendiendo que cuando se ha pronunciado juicio y es tan grave como algunos de los que he compartido, puede requerir mucho más que un “Sólo arrepiéntete y Dios no lo hará.” 

Esta es una visión corta.

Durante la visión ‘América en esclavitud’ vi otra visión. Vi una copa de plata enorme y opaca que era tan ancha que se veía más como un lavabo para pies, peligrosamente inclinada hacia un lado. Al borde del lavabo, esforzándose fervientemente habían tres hombres y mujeres para mantenerlo derecho. La copa-lavabo estaba tan inclinada que algo del líquido anaranjado espeso dentro de ella ya sea había vertido en algunas gotas sobre la mesa. (Todo esto estaba ocurriendo en una gran mesa, una mesa tan grande que los hombres y mujeres eran más pequeños que la copa que estaba sobre ella- es por esto que tuvieron que agruparse para tratar de prevenir que se cayera).

La bandera de los Estados Unidos era el mantel, así que cada vez que la copa se tambaleaba, algo del líquido se derramaba y quemaba un hueco abrasador a través de la bandera y la mesa. Ya había quemado hoyos en diversos puntos de la bandera- cada gota causó un fuego y comió como ácido a través de la bandera y la madera, dejando huecos a través de los cuales se podía ver. Yo sabía que el líquido de la copa era mortal. ¡Y aquellos que la sostenían de pie estaban bajo una gran tensión! Sus lágrimas se mezclaban con el sudor en sus rostros, gimiendo y esforzándose por el esfuerzo de tartar de enderezar esta copa- pero era simplemente demasiado inmensa para ellos. Continuaba inclinándose, derramando gotas y yo sabía que esta cosa se iba a caer.

Observando esta escena, entendí lo siguiente:

La copa de la ira que Dios ha preparado para América es grande. Yo creo que, eventualmente, todas las naciones serán juzgadas- Dios es un Dios de justicia y el pecado de ninguno será encubierto. Mas por el peso del pecado acumulado por este país, ha habido muy poco o ningún peso igual de arrepentimiento. Algunos Cristianos esforzados clamando no pueden prevenir lo que Dios ha planificado, porque pecados mayores, requieren un remordimiento mayor. Pecados graves requieren ARREPENTIMIENTO NACIONAL VERDADERO, como el que hizo Liberia cuando la crisis del ébola, o lo que hizo Uganda durante el peor momento de la pandemia del HIV. Esos países declararon ayunos nacionales y oraciones como hizo Nínive y cayeron de rodillas buscando el perdón de sus pecados y pidiendo misericordia y ayuda de Dios.  

Una nación tiene que arrepentirse individual y colectivamente para desviar y evitar el juicio, y esto simplemente no está ocurriendo aquí. No al grado en que se necesita.

Miremos a nuestro alrededor. Los que visitan del extranjero, estén en sobreaviso. América tiene una hechicería próspera, magia y capítulos de satanismo- la estatua de la cabra Bafomet es un favorito entre muchos grupos como el ‘dios de su elección’. El aborto alcanzó recientemente nuevos niveles de bajeza, permitiendo la muerte niños aún hasta el momento del nacimiento– esta decisión fue celebrada por la ciudad de Nueva York y algunos otros estados. El amor “Homoerótico” es la orden del día, al punto en el que niños ahora se están uniendo a sus números por montones llevados a esto por sus padres en una ola de aceptación social. Sí, escúchenme-  los padres de estos supuestos niños “trans” y “gays” son los ofensores principales en entremezclar las almas de los más pequeños con estas prácticas blasfemas que tanto enfurian a Dios. Ellos no oran por sus hijos o reprenden a satanás cuando viene a confundir y robar, primero sus identidades, luego sus almas. Los niños son el nuevo sacrificio en América, en muchos, muchos altares.

Dios ha estado viendo todo esto y ahora la copa está llena.

Las oraciones de salvación se publicarán pronto:  No puedo continuar compartiendo mensajes sin primero ofrecer información sobre lo que es el verdadero arrepentimiento- para los que no son salvos, los que se descarriaron y aquellos que desean confirmar su salvación. Tenemos que estar seguros que estamos bien con el Padre.

Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”.  (Romanos 13:11)

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. (Juan 14:1-3)

El Cielo es la única razón por la que nacimos. ¡Luchemos para vivir de manera en que podamos lograr llegar a él!  

-Celestial

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s